martes, 22 de noviembre de 2016

NO SEAIS TIBIOS

Cuando leí por primera vez esta frase bíblica me quedé impactada:

¡Ojalá fueras frío o caliente! Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

¿Qué significa? Sencillamente significa: decántate. Elige y sé coherente con ello. ¿De qué sirve ser espiritual si lo ocultamos? Si te dejas manipular por las modas, ¿dónde basas tu firmeza? ¿En qué haces pie? ¿Cómo vas a ser alguien espiritual si te dejas llevar por las opiniones ajenas? Todos somos influenciables, todos tenemos miedo al rechazo y necesidad de amor, pero cuanto más avanzamos en el camino espiritual más radicales somos. Sí, he puesto "radicales", que significa "drásticos, contundentes". ¿Eres ateo? Muy bien. Sigue siendo ateo, pero ¿para qué lees esto? ¿Eres agnóstico? ¿Seguro?... Y tú que presumes de creer, de tener fe y de practicar tu religión o tu filosofía, ¿te crees un ejemplo para otros? Si tienes ese ego no sabes nada de espiritualidad. 

Tal vez eres condescendiente, complaciente, temeroso, interesado: un  pelota, vamos ...Entonces, tampoco eres muy espiritual. ¿Qué religión, filosofía o sistema de pensamiento espiritual va a a querer que seas un esclavo de otro? ¡Ninguno! Al menos, ninguno que pertenezca a la Luz. La frase de arriba (no me importa ni quién la dijo ni cuándo)  llama a nuestro sentido de la responsabilidad. Exige coherencia, congruencia. ¿Tú eres coherente? Yo no mucho. Soy una tipa normal, y por lo tanto, pretendo ser cada día mejor persona, y cada día me sale como puede, pero en algo sí soy coherente: tengo fe en Dios-Amor y lo digo a los cuatro vientos. Eso es ser frío o caliente. No soy tibia... lo era, pero ya no. ¿Cuándo me di cuenta? Cuando una mañana la cajera del banco me preguntó en qué trabajaba y, seguramente inspirada por mis Guías, me escuché decir: "Soy canalizadora espiritual". Y me quedé tan pancha. No voy por ahí contándolo en la panadería, pero sí lo digo cuando se me pregunta porque es mi profesión actual. ¿Por qué hay curas y monjas que llevan sotana o hábito? Pues por que les da la gana. Yo hago lo mismo, visto vaqueros y digo: "mire usted, canalizo ángeles y otros seres de Luz". ¿No te lo crees? Bueno, está bien, yo tampoco me creo que una hora de limpieza de una caldera y una pieza de plástico cuesten 160 euros, pero es así. Yo no me meto con otros trabajos, y la Luz con la que me relaciono cada día me da fuerza para hacer mi tarea diaria con amor, sin miedo y sin demasiada presunción. Simplemente,hago mi trabajo de Luz lo mejor que sé, piensen los demás lo que piensen. Se me podrá acusar de muchas cosas pero de ser tibia, no. Yo me defino, me decanto: soy un canal espiritual. Y ya está.


"No seais tibios, porque a los tibios los vomitaré de mi boca" puede sonar bastante fuerte viniendo del Espíritu, o de Dios o de aquel a quien se lo atribuya Juan en el Libro del Apocalipsis (último libro de la Biblia). Sin embargo, tras años de trabajar codo con codo con seres de Luz tengo muy clara una cosa: Dios es radical. Radical en el sentido de puro, inamovible, fuerte, incorruptible... Los Seres de Luz también lo son. En mis canalizaciones percibo la rotundidad y asertividad de nuestros Guías espirituales y nuestros Maestros de Luz, y podemos preguntarles mil veces lo mismo, que si no procede, no lo responderán. No se ponen ni colorados, de hecho, se ríen de nuestra insistencia. Simplemente, la Luz es libre, independiente, segura, inconmovible... y como es Amor, no le importan tus chantajes, ni tus intereses, ni tus miedos, y no vas a lograr tus objetivos por muchas velas que le pongas al patrón de los imposibles. ¿Estamos? No seas tibio, sé tú mismo. ¿No te crees esto? No sigas leyendo. Aprovecha tu tiempo, vete a hacer otra cosa... 

¿Crees que la Fuente te ama y te ayuda? Pues, venga, ¡sé feliz ya! Sonríe, confía, no temas, ¡vive, pardiez! (escribo "pardiez" por no poner "coño", pero observa cómo cambia el tono...) Dios, o la Energía o lo que sea te quiere feliz, así que SÉ TU MISM@. Exprésate, sin ofender; haz lo que te guste sin dañar a otros; ten tus propios principios, aunque a los demás no les guste; no estés a la sombra de nadie... más vale solo que mal acompañado, ¿no? Elige, escoge libremente tus creencias, no temas cambiar, ¿quién va a regañarte? ¿Mamá? ¿La jefa? ¿Tu novio? Pues mándalos a todos a hacer puñetas (que es un rollo) y libérate. Eres responsable de tus creencias, de tus ideas, de tu salud, de tu economía... eso es ser frío o caliente. No eches las culpas a otros (eso es ser tibio).

No seáis tibios...

Cada vez que percibo la energía angélica de Miguel Arcángel siento una gran fuerza. Lo visualizo serio, rotundo, extremista, incansable, casi un fanático de la Luz. Te recuerdo que es un Guerrero... Su energía se dedica a cortar lazos tóxicos, relaciones dañinas,  eliminar energías de baja vibración o limpiar lugares. ¿Imaginas su bravura y su fiereza? No se trata de un tío vestido de romano que se presenta en tu casa para limpiarla de malos espíritus. La energía angélica de Miguel ayuda al ser humano a conectar con su coraje, con su capacidad de decir "no", con su autoestima, con la habilidad para poner límites... Tengo que pensar en él cuando la gente intenta torearme, como cuando alguien me llama para felicitarme por mi trabajo, pero en realidad quiere por contarme su vida entera (desde la concepción) y tras una hora me dice: "bueno sigue así, te dejo que tendrás mucho que hacer". Cuando yo era tibia tragaba este abuso envuelto de buenismo.Yo pensaba: "es que esta persona estaba fatal y me necesitaba...". Pero la realidad es que yo no sabñia decir no, y siempre hay alguien que se aprovecha. Poco más tarde, sostenida por mis Guías, recibí la aclaración de que, el que de verdad desea cambiar, encuentra el momento y la forma terapéutica adecuada para seguir avanzando. Pero que cuando alguien sólo necesita sentirse escuchado, no quiere ayuda, sólo lástima o adulación. También aprendí a respetarme y saqué mi lado "frío o caliente", y ahora puedo decir: "Discúlpame, pero entro a una consulta y no puedo atenderte" o "Si necesitas una sesión privada te envío por escrito toda la información. Para lo demás, tienes mi blog, mis vídeos y las canalizaciones, todo ello gratuito y a la hora que quieras". Quien no quiere crecer no vuelve a molestar, y yo puedo seguir trabajando para los que de verdad queréis evolucionar (y que estáis leyendo esto).

Ser frío o caliente es ser de ley: es decir la Verdad. 
Mi buena educación hace que todavía me cueste decir que no a las personas, pero no da buen resultado. La última vez que cedí ante un paciente me enfermé: estaba mala y debí anular la sesión, pero me suplicó que le atendiera porque era algo "muy serio". En realidad no era tan serio. Lo que sí fue serio es el resultado en mi salud: dos días mala por no saber decir "no". Aprendí la lección. ¡Aprende tú antes de enfermar! Los demás son importantes, por supuesto, pero ¿por qué ha de ser tu padre más importante que tú? ¿Por qué está tu mujer por delante de ti? ¿Seguro que lo suyo no puede esperar? 

¡Aprende a no tolerar lo intolerable: el abuso, el acoso, la humillación, la manipulación o el chantaje NO deben ser permitidos. Somos de Luz, no gilip.... Somos buenos, no tontos.  Así que corta ya todo tipo de aprovechamiento: no seas tibio, di "no". Ahora llaman mobbing al acoso laboral o bullying al acoso escolar. Mujeres y por supuesto hombres son controlados y agredidos por sus ¿parejas? Hay racismo, xenofobia, clasismo, homofobia, intolerancia religiosa...¿Crees que un Ser de Luz puede callar ante esto y ser "tibio"? NO. Hay que actuar. No bastan la crítica o el juicio, que son otra forma de intolerancia: si hacemos eso no somos mejores que otros. 

Hay que cambiar las leyes
aprender habilidades sociales
enseñar aceptación
honrar al otro
saber decir "no"
votar al que el corazón te dicte
pero por Dios, hay que actuar, 
hay que ser fríos o calientes.

 Contaban que un discípulo acusaba al Maestro de estar muy metido en política, a lo que este contestó: No sabes nada de espiritualidad. Ni de política. (Tony de Mello).

 ¿Crees que tu religión ha de ser tranquila? Mi religión es revolucionaria, porque uno de mis Maestros cuando estaba en la Tierra, exclamó: 

                                        “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; 
no he venido para traer la paz, sino la espada"
                                                                                                      Mateo, 10:34.








 

martes, 15 de noviembre de 2016

LA BELLEZA ESTÁ EN EL INTERIOR

Cada vez que recibo mensajes de los Guías o hago una lectura privada recibo claramente el Amor que nos tiene el Creador. Si quien nos ha creado piensa que todos somos geniales y maravillosos, ¿por qué tú no piensas lo mismo de ti?


La práctica es la mejor escuela, por eso necesitamos una vida (o miles de vidas) para recordar lo hermosos que somos en esencia. Puede que, de tanto escucharlo o leerlo empieces a verlo como una posibilidad, pero, ¿puedes aplicárselo a otros? Aunque tú estés aprendiendo a apreciarte, ¿por qué no aplicas para los demás el mismo principio? Si tú eres de la Fuente y eres maravilloso en tu esencia, los demás también lo son, ¿o no?


Cuando comencé a pasar consulta como terapeuta uno de los grandes problemas de la mayoría de mis pacientes, así como el mío propio, era la autoestima. Realmente mucha gente tiene problemas con su autoestima y/o con su autoimagen. Muchas personas requieren meses, tal vez años, de terapias larguísimas para empezar a gustarse a sí mismos. No pocos echan la culpa a sus progenitores creyendo que si sus padres no los amaron, ellos no pueden amarse. Esta idea puede valer durante un tiempo o para algunas personas, pero, ¿cómo explicamos esta falta de estima cuando los padres nos han amado, halagado y valorado?


Por desgracia, la terapia clásica se queda corta en muchos casos, no en todos, por supuesto, pero sí en muchas consultas. Por ese motivo yo me dirijo al Cielo: ¿Qué puede hacer una persona que no se gusta o que no se quiere a sí misma?


Y el Cielo responde:


"... que se mire como lo mira su Creador. No importa el aspecto físico, ni las medidas ni las tallas. Querida Alma, no importa tu inteligencia ni tu trabajo, pues quien te quiere sólo por eso, en realidad no te quiere. Si dependes de la opinión de otros, cuando cambien sus ideas, sus gustos o incluso la moda, sentirás de nuevo que no eres hermoso, interesante o digno de ser amado. ¿En serio crees que tu Creador te hizo con defectos? No es así. La Fuente te pensó perfecto y feliz, pero bajas a la Tierra para aprender a amar lo que eres con el aspecto que tengas. Por ello, en unas vidas serás hermoso por fuera y en otras no, y así podrás desarrollar el auto-amor y el amor a los demás como son. Acaso, ¿no quieres a tu hijo si es poco agraciado? ¿No le amas si no es buen estudiante? ¿Lo rechazas si no está sano? Ni los animales hacen eso si no es para proteger a la especie.


Mírate con el Amor infinito que te miramos desde arriba y dite cada día a ti mismo:
soy un ser perfecto.


Tú eres un Alma perfecta que no se acuerda de ello, por eso, mírate adentro, en el corazón, en el lugar donde se conectan tu Alma y la mano del Creador, y entonces verás la belleza que tienes, seas o no hermoso por fuera, pues tu Luz ilumina todo lo que la rodea. La belleza nunca es física, quien sólo mira lo de afuera sólo encuentra hermoso o feo lo de afuera. Y tú, ¿eres lo que otros ven o lo que hay en el interior? Te amamos en cualquiera de las formas en que decidas encarnar. El Creador, la Fuente de amor de la que vienes te honra seas como seas. Haz lo mismo contigo y con los demás, porque así tu belleza interior emanará belleza exterior. Cuando sólo cuidas el envase te alejas de esta gran verdad: La Belleza está en el interior. Ámate y embellecerás. Así es".



jueves, 3 de noviembre de 2016

martes, 1 de noviembre de 2016

TÚ TIENES LA CLAVE

Conocí el mundo de la terapia alrededor de los dieciocho años. He tenido suerte con los terapeutas y sistemas que he conocido, pues, en general, han sido bastante honrados. Han cometido sus errores y no siempre me han podido o sabido ayudar, pero al menos no he encontrado nadie a quien denunciar por motivos indecorosos o por un comportamiento poco ético. Sólo puedo pensar en algunos bastante inexpertos en su campo, nada que no se solucione con experiencia, al igual que en cualquier otra profesión. Sin embargo, más de veinte años después me reafirmo en algo que siempre intuí: los demás pueden ayudarnos pero la clave la tenemos nosotros.
 
Como terapeuta espiritual puedo ayudarte a ver qué ocurre, de dónde nace el problema y cómo reducirlo o eliminarlo, pero la solución definitiva no depende de mí, sino de ti. Da igual quién te diga qué cosa si tú no das los pasos en la dirección correcta. Por ello, no dudes de que si realmente deseas ser feliz, tu mejor terapeuta eres tú. Los demás, profesionales o aficionados, sólo podemos colaborar contigo para que tú encuentres tu solución, la tuya, la que más afín sea a tus intereses, ideas y sentimientos. Nadie puede imponerte un camino u otro: has de escoger qué paso vas a dar.
 
Pero no basta con decir: "ok, lo entiendo, haré lo que debo". ¡Hay que ponerse en marcha!
¿No tienes trabajo? Muy bien, ¿qué estás haciendo por encontrar uno? ¿Te lo tomas en serio? ¿O te frenas tú solo? ¿Qué piensas del trabajo? Revisa tus conceptos y elimina los obstáculos.
 
Quieres encontrar una pareja, pero ¿qué ofreces tú? ¿Eres abierto, amistoso, educado, honesto y fiel? Si no lo eres, ¿qué tipo de compañero o compañera eres? ¿A tí te gustaría salir con alguien como tú?
 
De nada sirve tratar una enfermedad si no aprender también la lección emocional, espiritual o kármica que trae aparejada. ¿Crees que tu patología ha sido cuestión de puro azar? Nada ocurre por azar. ¿Por qué no observas tu actitud ante la enfermedad? Tal vez puedas ayudarte a sanarte mucho antes de lo que crees. ¿Qué no estás haciendo "bien" en tu vida? Tal vez tenga que ver con tu sufrimiento y tu dolor. Obsérvalo.
 
¿No estás haciendo lo que te gusta? Muy bien, y ¿quién te lo impide? No puedo creerme que tu madre/padre/marido/mujer/jefe/jefa/amigos o hijos puedan mandar en tu vida. ¡No me lo creo! Es más, ¡no te lo crees ni tú! ¿No diriges tu vida? ¿Acaso dejas tu destino en manos de tu terapeuta/maestro/gurú/tarotista/párroco/médico)? Pues no sé si deberías... pero al fin y al cabo, el único responsable de tu vida y de tus decisiones eres tú. Las decisiones vas a padecerlas: al menos, decide tú.
 
Tu terapeuta puede decir lo que le dé la gana, pero tú has de escoger el camino adecuado para ti. Nuestra misión terapeútica es ayudar, no imponer, obligar, chantajear, exigir... Lo único que un profesional puede pedirte es cumplir tu parte del acuerdo: puntualidad, ganas de mejorar y pago de honorarios. Si no cumples tu parte el terapeuta puede romper su acuerdo contigo, esto es lógico, pero no puede obligarte a dar paso alguno que tú no desees.
 
Contacto a diario con Guías y Maestros espirituales que nos ayudan a progresar y perfeccionar la Luz que todos somos. Pero ninguno de ellos puede escribir al ordenador, ni puede llamar por teléfono, ni estudiar por mí ni nada por el estilo. Nadie puede hacer lo que debes hacer tú. Así que ve a por tu felicidad, es decir: ¡¡Mueve el culo!! Ahora mismo. No me aburras con tus historias, con tus desdichas y tu autocompasión. La vida es maravillosa a pesar de que en este momento para ti sea más o menos un pozo lleno de estiércol, pero si tú no haces lo que te corresponde NO VA A MEJORAR. ¿Me explico?
 
La terapia (si es buena) ayuda mucho a quien la solicita porque nos permite comprender cosas de las que éramos inconscientes o desconocedores, pero ninguna terapia sirve de nada sino te pones manos a la obra tras la fase de comprensión. Hay que realizar el cambio. Hay que convertir lo que comprendemos en realidad. Así es como puedes llegar a lograr tus objetivos personales y por supuesto, espirituales, que es a lo que realmente viene cada uno de nosotros a este planeta.
 
Bueno, te dejo. Tienes mucho que hacer. Ahora. Ya.
La vida es corta y la Tierra es un planeta de cambios que está en plena ascensión, es decir, que están llegando los tiempos de ser uno mismo, de perder los miedos y de ser feliz. Ya no hay excusa. No estás en el siglo XVII: nadie va a detenerte ni a cortarte el cuello por ser tú mismo. Escoge el trabajo que te guste (mejor aún, lo que viniste a hacer), relaciónate desde el amor no por obligación, y no pierdas tu tiempo. Si no crees en cada, perfecto. Si crees en el Amor, practica. Y, una vez más, necesitamos que seas feliz, que estés en paz contigo y con los demás, y que aumentes tu conciencia, pues tu evolución nos ayuda a los demás en nuestra evolución.
Busca tu paz y colaborarás con la paz del mundo (planeta, animales y plantas) desde casa, casi sin esfuerzo. La Humanidad lo necesita. Gaia lo necesita. Yo te necesito. Sé feliz. Ahora. Muaks.